Análisis musical de ‘Gravity’

‘Gravity’ arrasó el pasado domingo ganando 7 de las 10 nominaciones a los premios Oscar (mejor director, fotografía, mejor mezcla de sonido, montaje, edición de sonido, efectos especiales y mejor banda sonora), coronando el espectacular despliegue tecnológico necesitado para su realización.

Hasta su estreno, Steven Price contaba con un perfil bajo como colaborador en los departamentos musicales de varios proyectos de primer nivel como las dos últimas entregas de la trilogía ‘El Señor de los Anillos’ (‘The Lord of the Rings’, Peter Jackson), ‘Scott Pilgrim contra el mundo’ (‘Scott Pilgrim vs. the World’, Edgar Wright, 2010) o ‘Batman Begins’ (id, Christopher Nolan, 2005). De hecho, Cuarón no tenía pensado contar con él como compositor, aunque participaba en el proyecto como asistente, pero unas muestras de sonido después, finalmente se decidió por el inglés.

Sandra Bullock, George Clooney y Alfonso Cuarón

Sandra Bullock, George Clooney y Alfonso Cuarón

Pero… ¿cómo suena el espacio?

Por encima de Clooney y Bullock hay dos protagonistas omnipresentes: el espacio y el vacío inherente. Esta base queda asentada desde el principio con un majestuoso plano secuencia.

Dentro de las estaciones espaciales el sonido es natural, al existir un medio de propagación, pero fuera, en el vacío, el sonido llega al espectador a través de los oídos de los protagonistas dentro de las escafandras. Así, percibiremos únicamente las vibraciones, golpes y roces en el traje con objetos de su entorno así como los propios elementos del cuerpo, como respiración, la voz, etc.

Es decir: escuchamos lo que escucharíamos si estuviésemos en su piel; es un sonido completamente subjetivo, cuya calidad depende exclusivamente de la cantidad de aire disponible.

El propio Cuarón expone en el Making Of que, si bien en ningún caso percibimos el sonido como algo que nos rodea al no existir un medio que lo transmita, era importante tratar la música de manera que esta particularidad no se convirtiera en un handicap que sacase al espectador de la acción, sino que se integrase. Por ello, decidieron tratar la música de manera que las innumerables capas y texturas fluyesen por la sala de cine acompañando a la basura espacial, como si también estuviera a la deriva. Para semejante reto se valieron del sistema Dolby Atmos, que permite situar un objeto sonoro en cualquier punto de la sala. En mi caso, no tuve la fortuna de poder disfrutar de esta mezcla a falta de salas equipadas con dicho sistema y sí con el tradicional 7.1 . El resultado es que con cada “lluvia” de residuos, la música se convierte en parte de la amenaza, aunque con matices, como ahora veremos.

La música en el espacio

Steven Price

Steven Price

Si bien la música siempre estará orientada a expresar el punto de vista de la Dr. Stone y sus emociones, la forma y el tratamiento musical dependerá de la emoción que sienta en cada momento. Así, la música fluctuará constantemente con su estado anímico, tanto en tempo como en intensidad.

Según avanza el metraje, se va haciendo palpable el cambio de una música visceral, sonoramente artificial, oscura y amenazante a una música más humana, emotiva y orgánica, acompañando la travesía existencial de la Dra. Stone y su transformación interior. Después de todo, no es más que una representación del triunfo del ser humano y su condición en un universo vasto y hostil, donde la vida debe luchar día a día para merecer su pequeña existencia.

Podemos diferenciar dos themes protagonistas:

  • Theme de la basura espacial: es un conjunto de sonoridades artificiales, con cadencias rítmicas que acompañan siempre a las situaciones de riesgo. Se escucha el uso simultáneo de instrumentos de viento y cuerda procesados al punto de resultar artificiales, por lo que vendría a ser el equivalente a una orquesta electrónica. Saca provecho constantemente de las posibilidades del sonido multicanal, moviendo los diferentes elementos y texturas a lo largo del espacio sonoro de la sala. Price se sirve constantemente del todopoderoso y omnipresente Omnisphere para la base.
  • Theme de la Dra. Stone: a diferencia del anterior, está realizado con una sonoridad orgánica (voces, instrumentos orquestales) con forma musical tradicional, sin artificios ni efectos.
  • La narrativa en el espacio

    Para realizar el análisis he dividido la película en sus secciones naturales, omitiendo las que no considero relevantes.

    Por ello, SPOILERS DE AQUÍ HASTA EL FINAL

    Introducción

    Ryan Stone (Bullock) y Matt Kowalski (Clooney)

    Ryan Stone (Bullock) y Matt Kowalski (Clooney)

    La introducción, por simple, es importante ya que mediante una breve misiva se pone al espectador en la perspectiva de que la vida en el espacio es imposible o, como en el caso que nos ocupa, frágil sin artificios que la sustenten. Esta advertencia va brevemente acompañada de ese leitmotiv de frecuencias graves y profundas que moverán la sensación de hostilidad durante toda la película, el theme de la basura espacial (lo he bautizado así, qué le vamos a hacer), el cual veremos cómo se despliega majestuosamente en los minutos posteriores. Se realiza la asociación de una sonoridad electrónica con la sensación del peligro inminente.

    Durante la presentación de los personajes mientras realizan sus labores, también se nos presenta la otra cara de la moneda mediante un impresionante plano de la tierra, con un sonido también artificial, pero brillante y angelical (como veremos, las texturas orgánicas y “naturales” se utilizan en ciertos momentos y sobre todo, al final de la película con la llegada a la tierra de la Dra. Stone).

    El horror

    Stone a la deriva

    Tras la presentación de los personajes, llegamos a la espectacular e impagable secuencia inicial, la cual separaremos en tres partes, por orden cronológico:

    • Desde el control de tierra avisan repentinamente a los protagonistas de que un montón de basura espacial se dirige hacia ellos sin control, a toda velocidad y que deben abortar la misión inmediatamente y escapar. Desde ese preciso momento notamos como la música entra en acción creando una sensación vertiginosa de amenaza inminente, a modo de cuenta atrás. El nervio se pone a flor de piel, abundando las bajas frecuencias dedicadas a crear temblores para cargar el ambiente imitando las pulsaciones por minuto de los astronautas y un sonido que capa a capa, va cargando la escena con una sensación claustrofóbica. En yuxtaposición, se utiliza un sonido agudo en crescendo que recuerda al que hacen los propulsores de una nave espacial al ir cogiendo velocidad, creando la sensación de que hay un punto final irremediable en esa cuenta atrás con los residuos acercándose.
    • Durante la catástrofe, la música cobra intensidad y realiza modulaciones tonales cuando hay ciertos impactos importantes (por ejemplo, cuando la nave comienza a girar sin control, cuando el brazo se suelta de la nave o cuando Stone se suelta del brazo) que sirven para matizar y añadir dramatismo.
    • Stone gira sin control a la deriva (una escena, por cierto, no apta para pacientes de claustrofobia) la música resulta ambiental y únicamente cumple el rol de transmitir el terror y la claustrofobia que siente sin dejar de intentar mantener la calma y hacer contacto con alguien que le ayude mientras gira y se aleja a la deriva sin control alguno. El final de la escena, que también marca el final del primer acto, termina con los latidos acelerados del corazón de Stone en fadeout mientras vemos, en un plano tan bello como escalofriante cómo se aleja hacia el espacio profundo.

    El desasosiego

    Gravity

    A pesar de ser una pieza que contiene dos escenas completamente diferentes en la película, resulta acertada la idea de editarla como un único acto, ya que emocionalmente crea un conjunto que durante los primeros minutos nos aleja del factor artificial y que con el transcurso de la acción, marca el punto de ruptura entre las expectativas de los protagonistas y la cruda realidad, cambiando también el estilo compositivo. Esta escena es una emocionante y suculenta montaña rusa de unos nada desdeñables 11 minutos, de nuevo, analizada cronológicamente:

      • Nuestra protagonista es rescatada y se dirigen hacia la ISS con la mochila propulsora de Kowalski. Dado que apenas les queda oxigeno y combustible, se toman el paseo con calma. En el trayecto, el curtido Kowalski da conversación a la Dra. Stone haciéndole preguntas sobre su vida personal y en un momento dado se revela que la Dra. perdió a una hija no hace mucho tiempo en un tonto accidente doméstico que le dejó secuelas psicológicas. Se pone de manifiesto una profunda depresión y desgana por la vida que la llevo a tomar la decisión de convertirse en astronauta para alejarse de todo lo que le recordase la tragedia. Por primera vez, Price nos muestra en esta escena el theme de Stone tocado por un chelo en un tempo lento y triste, con un suave acompañamiento vocal. Primera aparición de humanidad.
      • Cuando están próximos a la ISS surgen los problemas y tienen que dar un último impulso a la desesperada con el combustible restante para poder alcanzar la estación. Podemos escuchar claramente cómo el corazón de la Dra. Stone se acelera y la música se engancha a esa sensación de miedo volviendo al theme de la basura, mientras los protagonistas, impotentes, luchan por intentar sujetarse a cualquier saliente de la estación para poder sobrevivir. El clímax y el cambio musical de la escena se alcanza cuando la Dra. Stone tiene a Kowalski, literalmente, colgando de un hilo impidiendo que se vaya flotando a la deriva. Tras mantener un breve diálogo, Kowalski sacrifica su vida y se aleja flotando.

      La ISS: la calma antes de la tormenta

      Gravity

      • Stone consigue entrar en la ISS y aquí llega una de esas imágenes icónicas que tanto gustan a Cuarón: la posición fetal que proporciona seguridad y descanso a Stone. La música funciona como una ensoñación irreal. Trae la paz y la seguridad desde un lugar lejano en la memoria. La melodía de piano utiliza sutilmente el efecto de sonido en “reverso”, dando la sensación de retroceso en el tiempo, como si nada hubiera pasado.
      • Tras desatarse un incendio incontrolable Stone intenta escapar en la Soyuz camino de la estación china Tiangong, pero resulta que el paracaídas está desplegado y enredado en la estación (se entiende que debido a los daños causados por la basura espacial), así que la cápsula no puede ir a ninguna parte y Stone debe salir a desengancharla. Esto da paso a la mayor secuencia visual de la película después del accidente inicial. La destrucción de esa mastodóntica estructura espacial que es el ISS va acompañada de una pieza que por primera vez en la película deja escuchar instrumentos de orquesta “a pelo”. Es una música violenta, atronadora y cruda, que mezcla elementos electrónicos con elementos orgánicos.

      Coincidiendo con la mitad de la película, las sonoridades se cruzan y el sonido artificial abre paso al sonido natural.

      Desesperación y la rendición

      Gravity

      • Tras una serie de catastróficas desdichas en la ISS, Stone finalmente escapa en la Soyuz, pero, sorpresa, resulta que no funciona y no puede propulsarse para dirigirse a la estación china Tiangong, quedando sin esperanza ninguna. Un piano con un ritmo lento y triste acompaña la imagen de la cápsula flotando a la deriva con una bella aurora boreal de fondo.
      • Por fin llegamos al clímax de la película. Stone asume que no tiene escapatoria y en un torpe y final contacto con la tierra, se topa vía radio con una simpática pareja de esquimales con un bebé al que cantan una nana. Stone decide que es una buena manera de irse y cierra las válvulas de oxigeno para suicidarse.
        Price decide no interferir y se limita a acompañar la sensación de despedida con un ambiente suave, leve y lento.
      • Esta breve y pacífica pieza actúa subrayando el punto de inflexión en Stone, mientras se haya inconsciente. Escuchamos una voz humana, espiritual, acompañando a las palabras de Kowalski. Decide que vale la pena intentar un último truco a la desesperada, abre de nuevo la válvula de oxígeno y así damos paso al último acto.

      Shenzou: la esperanza y la reentrada

      Gravity

      La esperanza

      De nuevo nos encontramos con una pieza de duración media narrando tres momentos diferentes:

      • Stone se pone las pilas y empieza a preparar la nave para utilizar el freno de aterrizaje de la cápsula como impulso para llegar hasta la estación Tiangong. La música es activa y sutil, con un leve elemento rítmico de fondo y sonidos “dando vueltas”, evocando la tormenta de ideas que la protagonista está teniendo en ese momento. Una vez está todo listo, mantiene una conversación mental con Kowalski a modo de despedida. Las ganas de vivir están a flor de piel y le dice que salude a su difunta hija de su parte, instantes antes de apretar el botón que la propulsará. La música actúa como calentamiento emocional a la inminente montaña rusa que se avecina, haciendo un potente crescendo sobre el theme de Stone utilizando cuerdas.
      • Stone pulsa el botón y la nave sale disparada rumbo a la Tiangong. Una potente percusión semi-procesada acompaña el vuelo de la cápsula mezclando cuerdas y los sonidos amenazantes que hemos escuchado a lo largo de toda la película mientras la cápsula se aproxima a la estación. Stone realiza una cuenta atrás y la música de nuevo realiza un crescendo hasta el instante en que abre la escotilla.
      • La música se vuelve amplia para remarcar la sensación de estar en el vacío sin puntos de sujección. Stone está con un extintor tratando de dirigirse a la estación y podemos escuchar el tempo de los latidos de su corazón. Una voz entra en acción durante los momentos más tensos, cuando consigue alcanzar la estación sin haber entrado aun en ella. La basura espacial se acerca de nuevo y volvemos a escuchar el sonido ensordecedor del theme de la basura justo antes de un paso a silencio absoluto, dentro de la seguridad de la estación.

      La reentrada

      • En unas condiciones extremas y a contrarreloj debido a la basura espacial que se aproxima, Stone atraviesa a ciegas la estación china en busca de la cápsula Shenzou. La música es tensa, con un bajo rítmico muy marcado.
      • Una vez dentro de la cápsula, vemos planos de la estación cayendo a toda velocidad y empezando a rozar la atmósfera terrestre mientras se despedaza por la fricción. Stone empieza a retransmitir un mensaje “ciego” a tierra, contando que va a intentar la reentrada. Las cuerdas entran en acción con solemnidad, otorgando a Stone el reconocimiento de la valentía sin importar lo que suceda. No harm, no foul. Volvemos a escuchar una voz celestial de fondo, otorgando espiritualidad al momento en que el ser humano pierde el miedo a morir y las cuerdas se intensifican durante el desacople de la estación, ya en llamas.
      • Shenzou se estabiliza y llegamos al momento clave: la reentrada. La cápsula va cayendo acompañada de restos en llamas de la Tiangong en un bellísimo plano surcando el cielo victoriosa. La música es absolutamente triunfal y épica, una voz comienza a sonar e inmediatamente un coro se le suma para remarcar la grandeza del momento hasta que la música se disipa una vez se despliega el paracaídas y la cápsula alcanza el lago.

      El triunfo

      La música comienza a sonar sutilmente desde el momento en que empieza a nadar a la superficie, a modo ambiental mientras vemos un plano de los restos espaciales entrando en la atmósfera como meteoritos.

      Un chelo tocando la melodía de Stone la acompaña hasta la orilla, mientras la intensidad va creciendo hasta que consigue ponerse de pie, momento en el que empieza a sonar una voz solista en primer plano, acompañando a sus primeros pasos sobre la tierra, alcanzando el momento máximo en un fundido a negro con el título de la película.

      Stone y el cine han vuelto a nacer.

      El resultado final

      'Gravity'

      Se han vertido ríos de opinión en Internet alabando la película y no tengo intención de hacerlo más allá de lo necesario (que no es poco). De alguna forma, uno puede imaginar cómo se sintieron los primeros espectadores de cine a principios del S.XX cuando vieron por primera vez imágenes en movimiento en una pantalla. Con ‘Gravity’ uno tiene la sensación de estar asistiendo a una obra histórica y sin precedentes, una de esas películas que dan un paso de gigante en la vanguardia de la técnica cinematográfica.

      Me resulta harto difícil valorar objetivamente el conjunto final de una película que desde el primer minuto de metraje y con un simple plano parcial del planeta tierra en absoluto silencio consigue lo que parece imposible en una sala abarrotada de gente: que nadie tosa, haga ruido o se atreva a pestañear y que, en en otro espectro de emociones, consiga que el espectador sufra y se quede sin aliento mientras la acción se va desarrollando hasta que al final, prácticamente todo el mundo sale de la sala con la mandíbula desencajada mientras intenta asimilar el espectáculo tan majestuoso e impresionante que acaba de presenciar.

      No he querido entrar en ningún momento a valorar el aspecto visual, pero hay algo que sí me atrevo a afirmar: hay que verla en 3D, a ser posible en el cine. Simplemente, no puedes verla en casa y pretender tener una experiencia remotamente parecida, ni siquiera teniendo una televisión con tecnología 3D. Fríamente, si revisamos el guión veremos que es una película del montón y aun con todo, vale cada céntimo de la entrada (siempre que se vea en 3D). Aunque posteriormente salga a la venta en BluRay, es una obra diseñada por y para el disfrute de la audiencia en una sala de cine.

      Como bien dijo alguien, “es lo más cerca que la mayoría de los seres humanos podrán estar nunca del espacio”. Desde el instante en que la pantalla se convierte en una ventana gigante al espacio exterior uno no puede dejar de estremecerse ante el inesperado y espléndido despliegue de talento y tecnología en el que nos vemos sumergidos.

      ‘Gravity’ es el culmen de la técnica como espectáculo. ‘Gravity’ es CINE.

      Gravity Oscar

      Referencias:
      -Seis cosas impresionantes sobre la música de Gravity según su compositor Steven Price
      -SoundWorks Collection: The Sound of Gravity
      -Secrets of the 'Gravity' Soundtrack
      Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s